Saltar al contenido

7 tipos de grifos para tu cocina. Guía básica.

¿No sabes qué tipo de grifería es la más adecuada para tu cocina?. En está guía básica te ofrecemos una serie de consejos que seguro te harán muchísimo más fácil esa elección.

En nuestras cocinas existen dos puntos sobre los que gira toda la actividad que realizamos en ella.  Uno es el lugar donde se cocina, las placas o los fuegos y el otro es donde se abastece y se evacúan los líquidos, es decir el fregadero.

Quizás te puede interesar: http://xey.es/7-tipos-encimeras-para-tu-cocina-guia/

El grifo del fregadero es un instrumento que se utiliza a diario y además para usos muy diversos como llenar una cazuela con agua, fregar menaje, limpiar alimentos, llenar grandes recipientes para la limpieza, etc. Por eso es tan importante elegir la grifería adecuada que nos permita realizar un mayor número de actividades de la forma mas cómoda y efectiva.

Vamos a centrarnos en el grupo de grifos llamados “monomando”, que prácticamente han desplazado por completo a los tradicionales grifos “bimando”, relegando su uso para ciertos casos donde prima la estetica “vintage” frente al uso.

1. Grifo de caño alto

 

La principal diferencia entre un grifo de baño y uno de cocina debe ser la geometría y tamaño de su caño, optaremos por un caño alto que nos va a permitir ampliar el hueco de separación entre grifo y fregadero, condición indispensable para poder llenar una cazuela alta o bien poder apilar diversos utensilios en el interior de la fregadera sin que moleste el caño del grifo. Es una obviedad, pero debemos recordar que existen distintas alturas y formas de los caños, así que tenemos que decidirnos por aquellos que mejor encajen con los utensilios que habitualmente usemos.

2. Grifo de pared

 

Generalmente las tomas de los grifos se localizan debajo del fregadero en la pared, pero si decidimos hacer una reforma en nuestra cocina puede ser una buena ocasión para mover estas tomas hasta una altura de 110-120cm aproximadamente (según gustos), de tal forma que nos permita instalar un grifo empotrado de pared. Su principal ventaja es que libera el espacio entre la pared y el fregadero, lo que nos puede permitir incluso instalar uno de mayor tamaño. Sin embargo, este producto es mas caro que el habitual grifo de sobremesa, y además habría que sumar los trabajos de albañilería y fontanería para mover las tomas de abastecimiento, lo que incrementaría su coste. Estéticamente es una solución muy limpia.

3. Grifo de caño extraíble

 

Son aquellos que nos permiten “sacar” el caño del grifo y acercarlo hasta el punto donde queremos llenar un recipiente. Son muy útiles para los casos en los que el fregadero es muy pequeño o tiene poco fondo, lo cual imposibilita introducir utensilios altos. El caño es similar a un mando de ducha, y tiene la peculiaridad de que es retráctil, y sin apenas esfuerzo vuelve a su posición original. Su punto débil es que la manguera puede “picarse” si no lo usamos debidamente, y también un uso excesivo puede provocar un agotamiento del muelle a largo plazo.

4. Grifo de caño abatible

 

Son grifos aparentemente normales, monomando y de caño alto, que tienen la virtud de que se pueden plegar en dirección hacia el fregadero o la encimera. Esta elección de grifería es adecuada para los fregaderos instalados frente a ventanas, cuya altura choca con el grifo cuando queremos abrirla. Es una alternativa perfecta para no renunciar a la comodidad de un grifo de caño alto en este tipo de casos. Son habituales en viviendas unifamiliares donde deciden instalar el fregadero frente a la ventana que mira al jardín.

5. Grifo de pedal

 

No son habituales en las cocinas domesticas, pero si lo son en las cocinas profesionales o en los entornos industriales, donde la normativa sanitaria obliga a su instalación por razones higiénicas. Lo cierto es que resultan muy prácticos cuando estamos cocinando y nuestras manos están siempre en contacto con alimentos. Su inconveniente o su virtud, según se mire, es que deben estar siempre “pisados” para que salga agua.

6. Grifo de color

 

Hasta hace unos años solo podíamos elegir entre distintos acabados para la grifería, principalmente entre cromo brillo o mate, o acero inox adecuado para entornos mas contemporáneos,  o bien acabados más clásicos como el cobre o el bronce que pueden encajan en entornos rústicos. Las posibilidades se han ampliado notablemente con la aparición de griferías de colores, desde los mas neutros como el blanco o el negro, hasta los mas llamativos como los rojos, amarillos, rosas, etc.

7. Novedades en grifería

 

Cada vez es mas frecuente encontrar griferías que incorporan dispositivos electrónicos, como aquellos que se accionan con un detector de presencia, algo muy útil para evitar tocar el monomando con las manos sucias, o incluso los hay que incorporan luz en el caño gracias a los avances en el campo de los LED. Actualmente estos dispositivos se introducen en las series de gama alta aunque no será extraño que se generalice su uso en un futuro cada vez mas cercano.

No votes yet.
Please wait...